#178 – EL VELO PARA CABEZAS

 

"Al contrario, mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta deshonra su cabeza, siendo lo mismo que si se rapase.  Por tanto debe la mujer traer sobre la cabeza la divisa de la sujeción, y también por respeto a los ángeles." - 1 Corintias 11:5,10

 

 

MUJERES DEBEN LLEVAR

"Hija Mía, diles a todos que actúen como buen ejemplo en la Casa de Mi Hijo.  Las mujeres han de usar cubierta para la cabeza en los lugares santos y durante oración.  No es por costumbre;  es porque los ángeles exigen el comportamiento apropiado durante el Santo Sacrificio." - Nuestra Señora, 29 de Mayo, 1976

 

SEÑAL DE REVERENCIA

"Observad. Las mujeres serán humildes en presencia de sus esposos.  Nosotros escuchamos el grito de ¡'liberación'! ¡Hacia quién será liberada la mujer sino a satanás!

     "El hombre, como figura de Cristo, hija mía, será la cabeza de su hogar.  Así es según el Señor.

     "Una mujer se adornará, no con perlas y cabello trenzado, sino con bondad y piedad y buen ejemplo hacia sus hijos.  Una mujer no expondrá su cuerpo como una pagana.  ¿Qué manera de ejemplo le ha dado ella a sus hijos?  ¡Ay de los padres de familia que escandalicen a sus hijos!

    "¡Mujer, removed vuestra arrogancia!  Estáis buscando en la oscuridad.  Como signo de reverencia os cubriréis vuestra cabeza.  No es que yo lo llame costumbre, hijos míos;  ¡es que los ángeles exigen esto en presencia del Sacrificio de la Misa!" – San Paulo, 22 de Marzo, 1975

 

SANTA TERESITA

Verónica – Santa Teresita está señalando a algunas quienes se están acercando al riel del altar, y señal su pelo.  Hay cinco muchachas.  Parecen no tener nada sobre sus cabezas…. - Verónica, 1 de Febrero, 1972

 

1 CORINTOS 11

Verónica - Ahora, también con relación a que la cabeza de la mujer debe estar tapada durante el Santo Sacrificio de la Misa y con un comportamiento adecuado dentro de los portales de la Santa Iglesia en donde Jesús vive.  Ahora estoy segura que nuestras liberacionistas no estarían de acuerdo al respecto.  Sin embargo, esto significaría realmente que mucho de lo del movimiento liberacionista está siendo dirigido por satanás, y no por Dios.  Ahora, el tocado de cabeza de la mujer—este es San Pablo a los Corintios, Capítulo 11:

 

Os alabo de que en todas las cosas os acordéis de mí, y de que observéis las tradiciones conforme os las he transmitido.  Mas quiero que sepáis que la cabeza de todo varón es Cristo, y el varón, cabeza de la mujer, y Dios, cabeza de Cristo.  Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, deshonra su cabeza.  Más toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, deshonra su cabeza porque es lo mismo que si estuviera rapada.  El hombre, al contrario, no debe cubrirse la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios;  más la mujer es gloria del varón.  Pues no procede el varón de la mujer, sino la mujer del varón;  Por lo tanto, debe la mujer llevar sobre su cabeza (la señal de estar bajo) autoridad, por causa de los ángeles.

    En otras palabras, San Pablo dice que no es sólo costumbre.  Esta es la excusa dada por el movimiento liberacionista para quitar el tapado de la cabeza de la mujer dentro de la iglesia.  Bien, ellos dicen que era costumbre sólo durante el tiempo de San Pablo.  Pero eso no es cierto porque San Pablo explica, y éstas son las palabras directas de Dios, a través de San Pablo, que debéis tener vuestra cabeza cubierta.  Es el comportamiento adecuado delante de los ojos de los ángeles. - Verónica, 1 de Abril, 1978

 

SAN PABLO:  OS BURLÁIS DE ÉL

"Tenéis que leer la Biblia y actuar de acuerdo a ella.  No desechéis las enseñanzas de los fundadores de la Iglesia de Mi Hijo.  San Pablo, vosotros lo denigráis y os burláis de él.  Lo desecháis, y ¿por qué?  Para que podáis escribir y rescribir las  palabras de vuestro Dios para complacer vuestra propia naturaleza humana básica carnal." - Nuestra Señora, 25 de Julio, 1977

 

RESPECTO

"Le harás saber al mundo, hija Mía, que el Padre está muy disgustado con la manera en que Su Hijo, Mi Hijo, viene a vosotros en la Eucaristía.  Muchos lo traen con irrespeto.

     "No descontéis en vuestras vidas diarias las cosas pequeñas,  hijos Míos, porque ellas suman y componen una multitud de ofensas hacia el Padre.  Los ángeles imponen respeto a Mi Hijo.  Cubriréis vuestras cabezas cuando recéis." - Nuestra Señora, 23 de Noviembre, 1974

 

NO POR SER MODA

"Hijos Míos, debéis unir vuestras manos en reverencia durante el Sacrificio de Mi Hijo.  Es una expresión de amor, gratitud, y respeto.  Reverencia y respeto y santidad, deben ser regresados a las Casas de Mi Hijo, Iglesias, a través del mundo—reverencia, santidad y respeto desde el principio hasta el fin del Sagrado Servicio.

     "Las mujeres deben mantener sus cabezas cubiertas, hija Mía.  No es por modas ni boga;  es porque el Padre Eterno y los ángeles exigen el comportamiento apropiado durante el Santo Sacrificio.  Ofende el Corazón de Mi Hijo muchísimo, ver que satanás ha quitado tanta piedad y santidad en Sus Iglesias a través del mundo." - Nuestra Señora, 6 de Septiembre, 1975

 

MARCA DE RESPETO

"Las mujeres deben adornarse con modestia.  Las prácticas paganas de la música diabólica no son toleradas por el Padre Eterno, ni tampoco toleraremos el baile ni todas las maneras de entrada mundana dentro de las casas santas de Dios.

     "La mujer debe cubrirse su cabeza.  Es una señal de respeto que se requiere en la Casa de Dios.  Esto, lo exigen los ángeles." - Nuestra Señora, 18 de Marzo, 1975

 

IRREVERENCIA

"La irreverencia dada a Mi Hijo en Sus Casas sobre la tierra claman al Cielo por venganza!  Mujeres, no andaréis exhibiéndoos en desnudez en la Casa de Mi Hijo!  ¡Cubriréis vuestras cabezas!  ¡No porque entraréis en vanidad pensando que vuestro cabello es una belleza o una coronación gloriosa de vuestro ser!  ¡Mirad a vuestra alma para encontrar vuestra gloriosa coronación!  Vuestro cabello será cubierto de gusanos así como vuestro cuerpo entrará al polvo.  Mejor que paséis vuestro tiempo puliendo vuestra alma que glorificando vuestro cuerpo.

     "¡Cubrid vuestros cuerpos delante de Mi Hijo!  ¡No Lo difaméis ni Lo disgustéis por vuestra presencia y vuestra aceptación de pecado ante Su Divinidad!  ¡Estáis desnudos como los paganos!  ¡Cubrid vuestras cabezas!  ¡No seguiréis el modernismo y las bogas de una generación malvada!  ¡No!  Los ángeles exigen que todo respeto sea dado a la Divinidad del Hijo de Dios en las Casas a través del mundo.

     "No descontéis en vuestras vidas diarias, hijos Míos, las cosas pequeñas, ya que ellas suman y hacen una multitud de ofensas al Padre.  Los á exigen que todo respeto sea dado a Mi Hijo.  Os cubriréis vuestras cabezas cuando rezáis." - Nuestra Señora, 14 de Agosto, 1974

 

NO UNA SIMPLE COSTUMBRE

"Hijos Míos, Mi Hijo, Su Corazón está atravesado por la manera en que muchos vienen a Su casa con falta de respeto, apatía, y empleando Su Casa como un lugar de reunión para toda clase de abominaciones.  En debido respeto en esta noche de la fiesta de los santos ángeles en el Reino Eterno, ellos exigen—y Miguel lo ordena—que las mujeres deben cubrirse sus cabezas durante el Santo Sacrificio de la Misa.  No es por costumbre que se os pide esto.  No seáis engañados por satanás, hijos Míos.  Las mujeres tienen que cubrirse las cabezas por respeto al Sacrifico de Mi Hijo, por respeto por todas las leyes de vuestro Dios y no del hombre; ya que el hombre ahora, hijos Míos, está estableciendo sus propias leyes, sus propias reglas, y el hombre se destruirá a sí mismo de esta manera." - Nuestra Señora, 28 de Septiembre, 1976

 

UNA ORDEN DE LOS ÁNGELES

"¡Mi Corazón está desgarrado, hijos Míos, por la manera en que hacéis honor a Mi Hijo en su casa!  Los ángeles exigen conducta adecuada durante el Santo Sacrificio de Mi Hijo.  Una mujer tiene que tener su cabeza cubierta.  Es la orden de los ángeles que están presentes en el Santo Sacrificio.  Toda carne y desnudez serán quemadas con la Bola de la Redención.  ¡Cubrid vuestros cuerpos!  ¡Son templos del Espíritu Santo!" - Nuestra Señora, 19 de Noviembre, 1977

 

COMPORTAMIENTO ADECUADO

"Hijos Míos, os pedimos que todas las mujeres durante el Santo Sacrificio de la Misa tengáis vuestras cabezas cubiertas. Es exigido por todos los ángeles quienes ayudan a Mi Hijo, quienes están en la consagración y recepción de la Eucaristía.  No es por costumbre que se os pide esto, sino porque los ángeles, quienes exigen una conducta adecuada durante el Santo Sacrificio, están presentes y observan (adoran a Jesús en) la Eucaristía." - Nuestra Señora, 15 de Julio, 1978

 

UN ACTO DESAFIANTE

"Es un acto desafiante, hijos Míos, que las mujeres ya no se cubren las cabezas durante el Santo Sacrificio de la Misa.  Ellas no obedecerán, porque no pueden comprender que el hombre no debe cambiar las palabras de la Biblia.  El hombre y la Jerarquía no deben cambiar las palabras de la Biblia para satisfacer a los instintos de los hombres.  ¡No!  La Jerarquía debe guiar a las ovejas sobre el camino hacia el Cielo a través del plan del Padre Eterno, y este plan ha sido escrito en Su buen Libro, la Biblia.   Si escogéis saliros por vuestra cuenta y formar una nueva Biblia y un nuevo camino, estáis perdidos a la decepción y a la destrucción.  ¡Y lo peor de todo es que será la destrucción del alma!" - Nuestra Señora, 15 de Julio, 1978

 

San Lino:

Electo en el 67 DC. como el segundo Papa de la Iglesia Católica;  falleció en el 76 DC. y está enterrado cerca de la tumba de San Pedro.  El Papa Lino le prohibió a las mujeres ingresar a una iglesia sin cubrirse sus cabezas.  Durante su pontificado fueron martirizados los evangelistas San Lucas y San Marcos.

 

San Irineo ( 120-202 DC.)

Irineo traduce Corintios I, 11:10 como sigue:  “Una mujer debería tener un velo (Kalumma) sobre su cabeza debido a los ángeles”.  (San Irineo, En Contra de las Herejías, Libro 1, 8:2, citado en Padres Previo a Niceno,  edición Cleveland Cox, Compañía Editora The Christian Literature, 1885, I:327).

 

Tertulio (160-215 DC.)

Al comentar en Corintios 1, 11:4,5, Tertulio indica, “Observad dos nombres distintos, Hombre y Mujer ‘cada uno’ en cada caso:  dos leyes, mutuamente distintivas;  por un lado (una ley) de usar velos, por el otro lado (una ley) de ir descubiertos.”  (Tertulio, Sobre el Uso de Velos por las Vírgenes, citado en Los Padres Previo a Niceno, Edición A. Cleveland Cox, Compañía Editora The Christian Literature, 1885, IV:32). Tertulio argumenta en su ensayo Sobre el Uso de los Velos por las Vírgenes  que la orden que las mujeres se cubran sus cabezas durante la oración no está basada en la costumbre;  “Les mostraré también en latín que les corresponde a nuestras vírgenes usar velos desde el momento que han traspasado el cambio en sus edades:  que esta observancia es exigida por la verdad, sobre lo cual nadie puede imponer un precepto– ningún espacio de ítems, ninguna influencia de personas, ningún privilegio de regiones.  Porque éstos, en su mayoría, son las fuentes de donde, por alguna ignorancia o simpleza, la costumbre encuentra su inicio;  y entonces es confirmado exitosamente por el uso y así se mantiene en oposición a la verdad.  Pero Nuestro Señor se apodó a Sí mismo la Verdad, no la costumbre....  Aquí se basa la defensa de nuestra opinión, de acuerdo a las Escrituras, de acuerdo a la naturaleza, de acuerdo a la disciplina.  Las Escrituras están basadas en la ley; la naturaleza se une para atestiguarlas;  la disciplina las exige.  ¿En favor de cual de estas (tres) aparece la costumbre, la cual está basada en una (simple) opinión,  o cuál es el color de la perspectiva opuesta?  La de Dios son las Escrituras; la de Dios es la naturaleza;  la de Dios es la disciplina.  Lo que sea contrario a éstas, no es de Dios.  Si las Escrituras son inseguras, está manifiesta la naturaleza;  y con relación al testimonio de la naturaleza no pueden ser inciertas las Escrituras.  Si no existe duda sobre la naturaleza, la disciplina indica lo que está más sancionado por Dios.  Por que nada Le es más querido a Él que la humildad;  nada es más aceptable que la modestia;  nada Le es más ofensivo que la ‘gloria’ y el estudio de los hombres que complacen”.

 

San Clemente de Alejandría (153-217 DC.)

Clemente también comprende las palabras en Corintios 1, 11:5 que se refieren a un velo de tela y no al cabello de la mujer.  “Y ella nunca caerá, si anteponga a sus ojos la modestia, y su chal.. Porque éste es el deseo de la Palabra, ya que le luce a ella orar con la cabeza cubierta”.  (El Instructor, Libro III, Capítulo XI).

 

San Juan Crisóstomo (340-407 DC.)

San Juan Crisóstomo fue el gran orador de Antioquia.  Los siguientes extractos son tomados de la Homilía XXVI (Corintios 1, 11:2-16).  San Juan Crisóstomo identifica el problema y San Pablo lo trata en Corintios 1,  11:L2-16 como “Sus mujeres solían orar y profetizar sin velo sobre la cabeza, y con su cabeza al desnudo.”  Especialmente en cuanto a que una mujer necesita una cubierta para la cabeza, distinta a su cabello largo (cf. 1 Cor. 11:15) tenemos el siguiente comentario:  “Y si le hubiese sido dado como cubierta, ‘dirán ustedes, ‘¿por qué entonces necesita ella agregar otra cubierta?’  Que no solamente la naturaleza sino también su propia voluntad puedan tener parte en su conocimiento de sujeción. Para que vosotros tuvierais que cubriros, la misma naturaleza en forma anticipada decretó una ley.  Ahora, os ruego, agregad vuestra propia parte también, que no parezcáis derruir las mismas leyes de la naturaleza;  una prueba de la rudeza más insolente,  abofetearnos no sólo a nosotros sino también a la naturaleza”.  (San Juan Crisóstomo, HomilíaXXVI: 2; citado en El Niceno y los Padres Después del Niceno,  ed Philip Schaff,.  Grand Rapids, MI:  Compañía Editora Eerdmans, XIII: 149)

 

San Jerónimo (345-429 DC.)

A pesar que las Escrituras no endosan la práctica de que las vírgenes se rasuren el cabello (en vez, las Escrituras condenan dicha práctica en Corintios 1, 11:14-15), no obstante, San Jerónimo claramente comprendió a San Pablo en cuanto a que enseñaba que una mujer debería usar sobre su cabeza una cubierta de tela:  “Es usual en los monasterios de Egipto y Siria que las vírgenes y viudas que han hecho votos a Dios y que han renunciado al mundo y han pisoteado los placeres bajo sus plantas, pedirles a las madres de sus comunidades que se corten su cabello;  no que vayan de allí en adelante con sus cabezas descubiertas en desafío a la orden del apóstol”. [Corintios 1, 11:5]  (San Jerónimo, Carta CXLVII:5 citado en El Niceno y los Padres Después del Niceno,  Philip Schaff, ed., Grand Rapids, MI: Compañía Editora Eerdmans, VI: 292

 

San Agustín (354-430 DC.)

“No es bien visto, ni en mujeres ya casadas, que se descubran su cabello, ya que el apóstol ordena que las mujeres mantengan cubiertas sus cabezas.  Por que a ella, por esta misma razón, se le instruye a que cubra su cabeza, lo que le está prohibido a él porque es imagen de Dios.”  (San Agustín, Sobre la Trinidad, Libro XII, Capítulo 7, verso 9).

 

Código de la Ley Canónica de 1917

“Hombres, en una iglesia o fuera de una iglesia, mientras asistan a los ritos sagrados, tendrán la cabeza al descubierto, a menos que las costumbres aprobadas de las personas o las circunstancias especiales de las cosas determinen contrariamente; sin embargo, las mujeres tendrán su cabeza cubierta y estarán vestidas con modestia, especialmente cuando se acerquen a la mesa del Señor”.  (Canon 1262, §2)

 

Papa Pablo VI, 1969

De un artículo del The Atlanta Journal (Junio 21, 1969) titulado, “El Vaticano Insiste que se Requiere que las Mujeres Cubran sus Cabezas”, parece ser que el Papa Pablo VI instruyó a uno de sus funcionarios que aclarara la disciplina sin cambios de la Iglesia con relación al tapado de la cabeza para las mujeres:  “Un funcionario del Vaticano dice que no ha habido cambio alguno, según se informó, en la regla Católica Romana en cuanto a que las mujeres se cubran sus cabezas en el Iglesia.  El Reverendo Annibale Bugnini, Secretario de la nueva Congregación para el Culto Divino, dijo que los informes surgieron de una mala interpretación de la declaración que él hizo en una conferencia de prensa durante mayo.  ‘La regla no ha sido cambiada,’ dijo.  ‘ Es un asunto de disciplina general.’”

 

 

 

 

ANTECEDENTES - “El Lourdes de América”

Verónica Lueken, la vidente de Bayside, fue esposa y madre de cinco hijos.  Ella se fue a su eterna recompensa el 3 de agosto de 1995.  Santa Teresita, la Pequeña Flor, le había prometido que la recibiría con un ramo de rosas rojas cuando llegara al Cielo.
     Nuestra Señora se le apareció a Verónica en su casa el 7 de abril de 1970 para informarle que Ella se aparecería en los terrenos de la antigua iglesia de San Roberto Belarmino en Bayside el 18 de junio de 1970; que vigilias de oraciones fueran sostenidas allí (ahora se llevan a cabo temporalmente en el Pabellón Vaticano en el Parque Flushing Meadows), y que fueran dadas instrucciones completas al clero de su parroquia para prepararse para la primera visita de Nuestra Señora allí.
     Nuestra Señora también pidió que un Santuario y Basílica fueran construidos en ese Sagrado Sitio, escogido por Ella, y que debía llamarse “Nuestra Señora de las Rosas, María, Auxilio de Madres.”  Ella prometió venir en las vísperas de las grandes fiestas de la Iglesia.  La Santísima Madre también le dio instrucciones a Verónica que divulgara los mensajes dados a ella por todo el mundo.

     Nuestra Señora ha pedido que el Rosario sea rezado en voz alta por la multitud durante todas las Vigilias.  Se les pide a todos arrodillarse ante la presencia de Jesús.  Los Mensajes fueron repetidos palabra por palabra por Verónica.  Ella también describía lo que veía.  Todo ha sido grabado en cintas magnetofónicas.

 

#179 – LA LIBERACIÓN DE LAS MUJERES

 

 

(Español) Para comunicarse con nosotros, escriba a:
[email protected]

Home | Introducción | Profecías | Directrices | Milagros-Curas | Verónica | Noticias | Fotos | Contáctenos

 

The electronic form of this document is copyrighted.
© These Last Days Ministries, Inc. 2001. 
All rights reserved.
Revised:
October 23, 2009