Nuestra Señora de las Rosas, María Auxilio de Madres     

18 Junio 1977 -  Séptimo Aniversario de las Apariciones de Nuestra Señora en Bayside, NY

 

"EL TRABAJO DEL CIELO ACELERARA CUANDO LOS TEMBLORES LLEGUEN A LA TIERRA"

 

Verónica - El cielo se abre en el más bello color azul.  Hay tremendos rayos que vienen del centro del cielo directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora.  Los rayos no son blancos, son azul pálido, casi blancos.  ¡Oh, son tan bellos, tan bellos!  Ahora a nuestro lado derecho, directamente arriba de los árboles, veo de pie a muchas, muchas personas.  Están vestidas en toda clase de vestimentas.  Parecen religiosas, vestimentas religiosas.  Pero ahora, a medida que veo, veo que - no, son personas, personas vestidas muy modestamente con vestimentas largas.  Y ahora las mujeres con los vestidos largos colocan bellas boinas azules sobre sus cabezas.  Todas se ven muy felices, y estoy segura que estoy profundamente movida al ver todas las boinas azules siendo llevadas bajo la dirección de Nuestra Señora.

Ahora directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora, hay una formación tremenda, como de vidrio, circular en forma.  Y viniendo a  través del centro de esta tremenda - no conozco una palabra para describir cuán bella - es como de vidrio cortado, iridiscente, cristalino.  ¡Oh, es simplemente bella!  Nuestra Señora se adelanta.  ¡Oh, Ella es tan linda!  Ella tiene puesta una túnica larga, blanca, con una bella banda azul a Su alrededor.  La banda - oh, es del color de los sombreros llevados por el grupo de personas.  Nuestra Señora tiene un manto largo, un manto de un bello color azul profundo. Nuestra Señora ahora alcanza a Su cintura.  Su bello Rosario con los Padrenuestros dorados y las bellas Avemarías, blancas, que ahora brillan a medida que Nuestra Señora se las quita de la banda de Su cintura... ellas (las cuentas) brillan.  Todos los colores del arco iris parecen estar atrapados en la luz a su alrededor.  Nuestra Señora extiende ahora el crucifijo, el crucifijo dorado de Su Rosario, y hace la señal de la cruz:  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

            Ahora Nuestra Señora señala.  Y del cielo bajan, directamente arriba de nuestro lado derecho el cielo se abre, y bellos ángeles bajan del cielo.  Oh, es la vista más bella que jamás he visto.  Están todos vestidos en todos los colores del arco iris. Y ahora extienden sus manos, y tienen en sus manos una cuerda de rosas.   Ellos pasan estas guirnaldas.  Y a medida que las pasan el uno al otro, en la dirección de Nuestra Señora, cientos y cientos de ángeles ahora descienden del cielo.  Ellos rodean a Nuestra Señora.  Y ahora Nuestra Señora se pone de rodillas, y tiene Sus manos en la posición de oración delante de Ella, y Su Rosario está entrelazado entre Sus dedos.

            San Miguel se adelanta.  El tiene - su balanza, la balanza que siempre lleva, en su mano derecha, y tiene su espada.  Pero ahora él señala con sus manos hacia la derecha, y la balanza y la espada ahora están siendo colocadas en su lugar, como si estuvieran suspendidas en el aire.

No hay manera alguna cómo explicarlo.  Ahora San Miguel alcanza alto arriba de su cabeza.  Y en lo que parecen ser sus manos - no puedo ver sus manos; es una apariencia como de tela  -  él tiene esta muy grande, bella corona, guirnalda de rosas.

            Nuestra Señora está de rodillas.  Y San Miguel ahora flota en el aire justo arriba de Nuestra Señora y coloca sobre Su cabeza la más bella corona, una guirnalda de rosas.  Las rosas  de un rojo brillante, un rojo brillante, pero los tallos y las hojas parecen doradas de color.  ¡Oh, que bello!  Nuestra Señora ha girado, y se levanta.  Ella se ve tan bella con el manto azul y las bellas rosas rojas sobre Su cabeza. San Miguel retrocede al cielo detrás de Nuestra Señora.  Y los ángeles están reunidos alrededor de Nuestra Señora en un círculo, y ellos pasan una guirnalda.  Es una guirnalda continua y se abre camino directamente al frente.  Y Nuestra señora ahora está rodeada de una guirnalda llena de rosas.  Las rosas son de todos los colores del arco iris.  Nunca he visto una flor como ésta antes.  Son bellos azules, matices de púrpura, y hojas doradas.  Nunca he visto algo tan bello: "Nuestra Señora de las Rosas".  Nuestra Señora se eleva un poco arriba de Su estatua, y toca Sus labios.

Nuestra Señora - "Hija Mía e hijos Míos, Mi Corazón está lleno esta noche con vosotros.  Comprendes ahora, hija Mía, por qué te He pedido que ni verbalmente, ni por escrito, defiendas tu Misión de los ataques de satanás.  Id adelante, hija Mía e hijos Míos, y no estéis involucrados con menudencias.  Hay muchas buenas almas que deberán ser alcanzadas a través del mundo con el Mensaje del Cielo.

“Oh, hijos Míos, He enviado un guardián especial del Cielo, a través de la dirección del Padre Eterno, para estar con vuestro Vicario, el Papa Paulo VI en Roma.

666 EN COMPLETO CONTROL DE LA CURIA

            "Hijos Míos, de lo que os He advertido en el pasado, se está llevando a cabo rápidamente en Roma.  Los agentes del 666 ahora están en completo control de la curia.  Oh hijos Míos, os ruego, como Madre vuestra, que recéis y recéis por vuestro Vicario.  Haced mucha penitencia y actos de expiación por vuestros obispos. Muchos pastores se han quedado dormidos.  Satanás ha envenenado las mentes de muchos.  Las puertas de la ciudad eterna de Roma están abiertas y los demonios entran a causar destrucción en la Casa de Mi Hijo.

“Hijos Míos, a menudo os He aconsejado que reconozcáis los caminos de satanás entre vosotros.  El entrará por medio de personas, lugares y cosas.  Todo en la tierra está ahora a su mando.  Os he dado, hijos Míos, a través de visitas sobre vuestra tierra, a través de incontables años de visitas, vuestro armamento para ser empleado en esta batalla en contra de los espíritus de las tinieblas.  Satanás tiene completo control de la tierra ahora, y todos los hijos de Dios pasarán por una gran prueba.  Los dirigentes del mal se multiplicarán en los días venideros.  El pecado se multiplicará, y los corazones estarán llenos de asesinato, codicia, fornicación y toda clase de hechos malos.

“Hijos Míos, cuidad vuestros hogares de la entrada de satanás.  Tenéis que proteger a vuestros hijos ahora, ya que a menudo saldrán de su casa y se encontrarán con el adversario, el príncipe de las tinieblas, y sus consortes.  Hijos Míos, no debéis desechar ningunos de vuestros sacramentales.  Debéis reunirlos cerca de vuestros corazones.  Vuestros hijos no deberán salir, de sus puertas, sin un sacramental sobre ellos.  No caigáis a los halagos de los malignos quienes tratan de removeros de Mi Hijo al removeros vuestros sacramentales, al quitaros de vuestros corazones y mentes el conocimiento de vuestro Dios y la necesidad del Pan de la Vida, Mi Hijo, dentro de vosotros.

“Hijos Míos, como portadores de la Luz, id adelante ahora; buscad en la oscuridad a vuestros hermanos y hermanas.  En la caridad de vuestros corazones, llorad por ellos, llorad con Mi Hijo, consoladlo en vuestra caridad.  El Corazón de Mi Hijo está desgarrado por las muchas abominaciones siendo cometidas por Sus  pastores.  ¡El Corazón de Mi Hijo está desgarrado por la laxitud e ignorancia de la Fe de los padres de familia!  Hijos Míos, se puede excusar la ignorancia sólo por un corto tiempo.  Pero un hombre en su libre albedrío tiene que ir adelante buscando la luz y la verdad.  La ciencia no os dará el camino; la ciencia nublará vuestra mente, ya que el hombre de ciencia siempre está buscando, pero nunca llega a la verdad.  El hombre ahora se eleva más a las estrellas, pero él será bajado.

“Hijos Míos, tenéis que rezar por vuestros obispos, vuestro clero.  Los conventos se están cerrando; las casas de Mi hijo están siendo profanadas y las puertas se están cerrando.  Una casa en oscuridad lleva una banda de muerte a su derredor.  Hijos Míos, tenéis que dar un buen y firme ejemplo a otros.  Por vuestro ejemplo regresaréis a muchos.  Debéis continuar, hijos Míos, con la Misión del Cielo con gran prisa.  No hay tiempo que perder, no hay tiempo para desperdiciar.  Debéis ahora evaluar lo que es importante y lo que os aleja de vuestra Misión, y desechar todas las menudencias.  No perdáis tiempo en evaluar los pecados y la condición de las almas de otros.  No debéis juzgar.  Es mejor que recéis por otros.

EL PAPA PAULO VI - UN HOMBRE SANTO

            "Vuestro Padre, en la ciudad eterna de Roma, el Papa Paulo VI, vuestro Santo Padre, es un hombre santo porque él lleva su cruz.  Vuestro Santo Padre es un hombre santo ya que él será martirizado.

            Querido Santo Padre preocupado y pesaroso,
            Lucharás con Jesús para reunir las ovejas.
            Los pastos son ricos, pero las ovejas se adelgazan,
            Porque las almas han sucumbido a la enfermedad del pecado.
           
Necesitarás refuerzos de las playas Celestiales,
            Tan profunda es la oscuridad de las costumbres superfluas de la tierra.
            Todos los corazones deben ascender en verdadera súplica,
            ¡Para evitar el triste destino de la devastación divina!
            Querida Santa Madre, vuestra Madre de amor,
            Te suplica que hagáis caso de estas palabras terribles de arriba.
            Su Corazón está destrozado por la entrega descuidada,
            De demasiadas almas que no tratan de recordar
            El Padre, el Hijo, el Espíritu de Vida.
            Golpean en el corazón con un cuchillo humano de odio, avaricia, vanidad, 
            Indicaciones todas que el pecado es locura.
            Qué más debes hacer sino colocar la carga completa
            De salvar a todas las almas sobre los pocos que son valientes;
            Quienes se pararán y lucharán por toda la gloria del Cielo
            Y se encontrarán con el Papa Pablo al final de la historia de la vida.

 

“Hija Mía, ese mensaje fue dado por una gran razón y urgencia.  Contiene la llave del misterio de la iniquidad que atraviesa vuestro mundo ahora.  Es la batalla, hijos Míos, la batalla final, la separación de las ovejas de las cabras.   Estáis escogiendo lados ahora, hijos Míos: seréis hijos de la Luz, o hijos de las tinieblas.

“Rezad, hijos Míos de la Luz, por los que no saldrán de las tinieblas.  Nadie será echado al abismo y condenado al infierno a menos que él quiera ir allí de su propia voluntad.  Antes de la última consumación sobre la tierra, sabed que todo el mundo habrá escuchado el Mensaje del Cielo y habrá hecho su elección.  Rezad, hijos Míos, oración, expiación y sacrificio, os ruego.  El tiempo se acorta, los granos de arena pasan más rápidamente.  Es debido a las oraciones y expiación de otros que habéis recibido dos postergaciones en el pasado.  E iréis adelante ahora, hijos Míos, con la esperanza en vuestros corazones y confianza en Mi Hijo y en el plan del Padre Eterno, para la redención de la humanidad.

“Rezad una constante vigilia de oración en vuestros hogares.  Mantened las imágenes, las estatuas, en vuestros hogares y seréis salvados."

Verónica - Nuestra Señora saca Su Rosario de Su cintura.  Ha estado amarrado en nudo a la banda alrededor de Su cintura, la banda azul.  Y Nuestra Señora ahora lo extiende, así, y hace la señal de la cruz:  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

 Nuestra Señora - "Os bendigo a todos, hijos Míos, por Mi Hijo, en el Padre Eterno, y el Espíritu de vida.  Os enviamos gracias, gracias para curaciones y conversiones, curaciones del cuerpo y curaciones del espíritu.  Pero recordad, hijos Míos, que son las curaciones espirituales las que son más necesitadas ahora.  No pongáis demasiado valor a las curaciones físicas.  El espíritu ahora tiene que ser curado, hijos Míos, porque muchos ahora pasarán por el velo y ellos tienen que venir con espíritu puro."

Verónica - Nuestra Señora eleva Su mano con el crucifijo alto sobre Su cabeza, así, y hace la señal de la cruz:  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora - "Hijos Míos, todos habéis sido marcados ahora con la señal de la cruz.  Id adelante con las gracias del Cielo.  Todos vosotros ahora sois apóstoles de los últimos días.  Y muchos santos de los últimos días saldrán de entre vosotros.  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.  Te sentarás ahora, hija Mía, hay muchas fotografías que ver, pero las primeras tres, no deberán ser divulgadas."

Verónica - El cielo alrededor de los árboles es de un rosado profundo.  Y ahora hay toda una sección completamente encendida que se abre en el centro del cielo.  Es - el color es azul.  Es muy inusual porque el rosado comienza a desvanecerse en todo el contorno de los árboles, y en su lugar ahora, lo rosado, parece que tenemos una enorme hostia en el cielo que bordea todos los árboles del centro del sitio, allá.  Y Jesús viene hacia delante del centro de esta bella gran hostia que cubre todo el cielo. Jesús tiene puesto - es muy inusual; él está todo de blanco esta noche.  Jesús tiene puesta una túnica blanca.  Es un blanco puro.  Es muy blanco, como el azúcar.  Y Sus pies están descalzos.  Y Jesús tiene todo a Su alrededor una blanca, oh, es un manto, una capa - de blanco puro. Ahora El se adelanta.  Jesús ha estado en el área del centro del cielo.  Ahora El se adelanta.  Y Sus pies están descalzos.  Puedo ver que el viento ondea Sus vestimentas, y puedo ver Sus pies.  Es más, ahora a medida que yo veo Su pie izquierdo - nuestro lado derecho, pero Su pie izquierdo - puedo ver las marcas de las púas que atravesaron Sus pies.

Ahora Jesús extiende Su mano, así - los tres dedos extendidos, y hace la señal de la cruz:  En el nombre del Padre,  y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Jesús – “Hijos Míos, portadores de la Luz  - y Yo digo que sois Mis hijos porque Hemos mirado con gran anticipación la reacción sobre Nuestros hijos en la crisis actual en la Misión de Mi Madre sobre la tierra.  Nuestros Corazones se alegran al saber que satanás no ha podido ir adelante con su plan para traer tristeza de nuevo al Corazón de Mi Madre.  Como comprendéis, hijos Míos, el hombre tiene un libre albedrío, y lo puede usar para el bien o para el mal. El Padre Eterno en el Cielo no fuerza Su voluntad sobre la humanidad.  El os permite que elijáis.  Cada hombre, mujer y niño de edad de conciencia, la edad de razonamiento, rendirá cuentas en los días venideros por sus acciones y su reacción a la Misión de Mi Madre.

EL TRABAJO ACELERARA CUANDO VENGAN LOS TEMBLORES...

            "Os aseguro, hijos Míos, que el trabajo para el Cielo acelerará cuando lleguen los temblores a la tierra.  Estad  advertidos que las casas volarán con el viento.  Y si esto no trae al hombre de regreso a sus sentidos, ¡entonces la piel se secará de los huesos y volará como si nunca hubiera estado!   Muchos verán esto, hijos Míos, y todavía no creerán que es la mano de Dios sobre el hombre, porque los corazones del hombre han sido endurecidos por el pecado; porque el pecado se ha convertido en una manera de vida entre vosotros.

“Oh hijos Míos, la recompensa es grande en el Cielo para todos los que perseverarán en los días venideros.  Recordad, sed prudentes y decid: `Mi Jesús, Mi Confianza' cuando estéis tentados.  La tentación  siempre está sobre vosotros.  Satanás trabaja a través de lo material, y satanás entrará en vuestras mentes para influir sobre  vuestra voluntad.

“Hijos Míos, será evidente para vosotros el por qué Mi Madre os aconsejó en el pasado que evitarais toda ocasión de pecado.  Y el pecado a través de los sentidos de la vista es uno de los obstáculos mayores que la humanidad enfrentará en los días venideros.  El hombre se ha entregado a los placeres de la carne mucho más de lo que es seguro para la salvación de su alma.  Fornicación y toda clase de profanación a vuestros cuerpos, el templo de vuestro espíritu, el templo de  vuestro Dios, la Luz en vosotros, esta Luz ha sido extinguida por el pecado.

LA VIDA COMIENZA EN LA CONCEPCIÓN

            "Cada hombre, mujer y niño de edad de conciencia conoce el bien y el mal, ya que se le ha dado una conciencia innata.  En el momento de su concepción, la vida está dentro del vientre, y en el momento de la concepción una vida se forma, a pesar de lo que los agentes del infierno ahora contaminan la mente de la humanidad, creando asesinos de los jóvenes.  Os digo que la vida  comienza en el momento de la concepción y todo el que extingue esta Luz es un asesino, ¡y sin arrepentimiento será condenado al infierno!

“Muchos irán hacia adelante en los días por venir sufriendo persecución por Mi causa.  Os digo hijos Míos, seguiréis Mi camino a medida que el dragón cubre vuestra tierra.  El dragón, hijos Míos, es la bestia del poder, los poderes que ahora forman el 666 sobre vuestra tierra.  Aprenderéis a reconocer los rostros y las fuerzas del mal sobre vosotros. Escuchad bien, hijos Míos, el consejo de Mi Madre.  No seáis curiosos, ya que se os darán doctrinas de los demonios.  No busquéis falsos pastores.  Huid de ellos para vuestra propia salvación y la salvación de las almas de vuestras familias.

“Rezad por vuestros sacerdotes.  Muchos están sobre el camino hacia la perdición y están llevando a muchas almas con ellos por su mal ejemplo.  Recordad, hijos Míos, que vuestro sacerdote es un ser humano y está sujeto a la tentación de su naturaleza humana.

“Durante la consagración de Mi Cuerpo, a pesar de su naturaleza humana, sea santo o sea pecador, Yo vengo a vosotros en completo Cuerpo y Espíritu.  Yo vengo a vosotros a través de él como un mediador de Dios, a través de él como un instrumento de Dios.  Venid a Mí, hijos Míos, a través de estos instrumentos, los sacerdotes legalmente ordenados en Mi Casa sobre la tierra, la Iglesia Católica Romana, nacida de San Pedro por Mi mano, y ahora guiada, aunque tambaleantemente, por Paulo, el Papa Paulo VI, vuestro Vicario.   El no ha expirado todavía, aunque los enemigos a su derredor desean su fallecimiento.

“Mi Madre os dio conocimiento completo de lo que sucede ahora en Roma.  Escucharéis Su consejo y lo seguiréis.  Hijos Míos, tenéis ahora que hacer vuestra elección.  ¿Seréis del Espíritu o seréis del cuerpo?  ¿Sois materialistas o estáis viviendo en el espíritu?  A menos que viváis en el espíritu ahora, no seréis del espíritu cuando paséis el velo.  Y muchos quienes ahora escuchan Mi voz, pasarán por el velo antes que podáis contar los números de una mano.

“Hijos Míos, Mi Madre no vino a vosotros para traer miedo a vuestros corazones, Ella vino a aconsejaros como una Mediadora entre Dios y el hombre.  No duden de Su Mensaje.  No podéis desechar alguna de Sus palabras de consejo para satisfaceros a vosotros mismos.  Ningún cambio se hará al Mensaje de Mi Madre, ya que ningún hombre se colocará arriba de Mi Madre, la Reina del  Cielo y de la tierra.  Ella es vuestra Madre también, y ésa es la razón por la que Ella persiste en imploraros por vuestra repatriación.

“Hijos Míos, honrad a Mi Madre, consoladla en Su agonía de ver a Sus hijos cayendo rápidamente al abismo.  Si Yo pudiese traeros conmigo a través del velo a ver las incontables almas perdidas para Nosotros diariamente.  Ellas están cayendo al infierno tan rápidamente como cae la lluvia, tan rápidamente como cae la nieve sobre vuestra tierra.

“Hijos Míos, consolad el Corazón sangrante de Mi Madre, consoladla aceptando Sus palabras  de consejo y actuando sobre ellas.  La oración es el arma más grande ahora que tenéis en contra de las fuerzas del mal sueltas sobre vuestro mundo.  Es la batalla de todas las batallas - satanás en contra del Espíritu de Vida y Luz.  ¡Satanás ahora ha movilizado las fuerzas y furia completas del infierno en contra de vosotros!  Mi Madre os ha preparado bien si habéis aceptado Su consejo.  Vuestro mundo pasará por un gran crisol de sufrimiento.  La tierra será sacudida y muchas naciones desaparecerán de la faz de vuestra tierra - ¡instantáneamente!

“Hijos Míos, meditad sobre las palabras de Mi Madre ahora a medida que vais hacia adelante sobre la Misión del Cielo.  Dad todo lo que podáis en caridad de corazón.  Llevad el conocimiento al mundo, hijos Míos.  Dad y recibiréis tres veces.

“Padres de familia, id hacia adelante con vuestro Rosario y vuestra Biblia.  Prevenid a vuestros hijos de corazón, dadles disciplina para la salvación de sus almas.  La permisibilidad les permite llegar cara a cara con el mal.  Un hijo tiene que ser guiado con mano y corazón firmes.

LLAMAD A VUESTROS ÁNGELES

            "Hijos Míos, aceptad todas las gracias que os da el Cielo para consolaros y fortaleceros en los días venideros.  Llevad vuestros sacramentales como os ha dirigido Mi Madre.  Llamad a vuestros guardianes, vuestros ángeles.  Muchos se están durmiendo porque no tienen suficiente trabajo.  Hijos Míos, ellos, también,  sufren laxitud entre vosotros, ellos sufren por vuestra negligencia.  Llamad a vuestros ángeles.  Ellos desean, y están muy felices, de estar con vosotros y ayudaros.

“Hijos Míos, es una guerra de los espíritus ahora tal como nunca antes ha sido vista sobre la tierra.  Muchos prodigios, muchos milagros sucederán, pero probad los espíritus, hijos Míos; satanás tiene gran conocimiento, también."

Verónica -  Ahora Jesús extiende Su mano, así, y hace la señal de la cruz:  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Ahora directamente detrás de Jesús - El se ve tan bello con esa vestimenta blanca.  Esta es la primera vez que Lo veo completamente cubierto de blanco.  Es como una sábana.  No lo puedo explicar.  Eso sí, es blanco puro.  La luz es tan brillante que no puedo ver el rostro de Jesús, porque Su cabeza está ahora cubierta por este manto que Él tiene, un manto blanco, una sábana toda alrededor de Su cabeza.  Y ahora Él señala hacia arriba y Nuestra Señora se adelanta.  No sé de donde vino Ella.  No la veía en el fondo, pero Ella viene del cielo ahora con San Miguel detrás de Ella.  San Miguel es tremendo.  Él cubre todo el cielo. Oh, él es tremendo en tamaño.

Y todo alrededor de Nuestra Señora ahora, veo a estos bellos ángeles.  Ellos se ven muy jóvenes, el grupo que se adelanta ahora.  Parecen que pudieran ser niños.  Están todos vestidos en diferentes túnicas.  Ellos casi parecen los colores del arco iris: rosados y azules, y lilas y verdes, un verde muy pálido.  Y ellos sostienen una rosa en sus manos, una rosa.1  Ahora veo a muchos, muchos otros niños en el cielo, y ellos, también, sostienen rosas.  Me siento un poco triste.  Hay algo acerca de estos niños que es diferente.  Nuestra Señora ahora toca Sus labios.

Nuestra Señora - "Hija Mía, ves a los que no nacieron en la tierra.  Ellos fueron devueltos sin haber cumplido su misión, asesinados por la mano de la humanidad."

Verónica - ¡Oh!

EL ABORTO ES ASESINATO

Nuestra Señora – “El aborto, hija Mía, es asesinato como tú lo conoces.  Estos son los niños quienes no recibieron vida para crecer sobre la tierra."

Verónica - Veo los  más bellos varones y niñas ahora.  Los varones parecen estar vestidos en trajes de comunión.  Son negros, y algunos llevan blancos.  Y todos tienen una rosa en sus manos.  Y veo a niñas ahora que se adelantan.  Están vestidas en vestidos de Primera Comunión.  Son tan bellas.  Me hace - me hace sentirme triste al verlas.  Ellas llevan una rosa en sus manos.

Nuestra Señora - "Vidas, hija Mía, que nunca fueron vividas; flores puras arrancadas de la tierra."

Verónica - Oh, ahora Nuestra Señora lleva Su mano a Sus ojos.  Oh, Ella enjuga las lágrimas de Sus ojos.  Y ahora Jesús toca Sus labios.

Jesús - "Hijos Míos, Yo he advertido a las naciones que la abominación de los asesinatos de los no nacidos tiene que pararse.  Medida por medida contamos estas abominaciones, y los castigos y correcciones serán medidos de acuerdo al número de  asesinatos de los no-nacidos.  Ninguna ciudad escapará de la ira justa de un Dios enojado."

Verónica - Oh, Jesús ahora señala al lado izquierdo del cielo, y veo un mapa de los Estados Unidos.  Y veo una enorme, gran cruz, una cruz negra que es puesta sobre - parece Long Island.  No. no, sería el área de Manhattan 1 una cruz muy grande.  Tiene una apariencia muy lúgubre.  Está siendo puesta ahora - flota, la cruz ha ido de Long Island  - no sé - de Long Island hacia abajo, ahora está cubriendo, creo que es todo Manhattan, como la ciudad de Nueva York, y - ¡oh!  ¡No sé!

Ahora la cruz desaparece.  Todavía puedo ver el contorno de la costa del este.  Nuestra Señora ahora toca Sus labios.

Nuestra Señora - "Hija Mía, ya no se dará más por ahora.   Comprendéis, hijos Míos, ahora el por qué os advertí enviar el mensaje con gran prisa.

“Todos ahora mantendréis una constante vigilia de oración a través de vuestro mundo y de vuestro país.  Ninguna nación será destruida si regresa a un Padre triste en el Cielo y se arrepiente de sus pecados.

“Os aseguro, hijos Míos, que ningún hombre estará perdido si él regresa de los caminos que ofenden al Padre Eterno, y se arrepiente de sus pecados."

Verónica - Nuestra Señora sostiene Su crucifijo, así,  de Su Rosario y hace la señal de la cruz:  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Nuestra Señora - "Continuad ahora, hijos Míos, con vuestras oraciones de expiación.  Son dolorosamente necesitadas."

 

(Español) Para comunicarse con nosotros, escriba a:
[email protected]
 

Home | Introducción | Profecías | Directrices | Milagros-Curas | Verónica | Noticias | Fotos | Contáctenos

INGLES: Home | Introduction | Prophecies | Directives | Order Form | Testimonies | Veronica | News | Photos | Bible | Magazine | Newsletters | Radio Show |

Revised: February 03, 2010