Nuestra Señora de las Rosas, María Auxilio de Madres
Curas Reportadas

Problema de espina cervical

     Tengo dos milagros que deseo dar como testimonios.  El primero fue en 1983.  Yo tenía un problema de la espina cervical, e iba con un quiropráctico dos o tres veces por semana.  Tenía que llevar puesto un cuello.  Tenía una gran protuberancia en la parte superior de mi espina dorsal.  Estaba muy hinchado, como del tamaño de un huevo, y el doctor no podía bajar la hinchazón.
     Fui al Santuario una noche y Verónica estaba ahí con el crucifijo que Nuestra Señora le dijo que siempre tuviera con ella.  Ella bendijo mi cuello y me bendijo en la frente tres veces.
     La siguiente semana, en casa, un pedazo de papel se cayó al suelo.  Me incline para recogerlo y escuché este fuerte crujido en mi cuello.  Se podía oír de un lado del cuarto al otro.  El hueso regresó a su sitio normal.  Ha estado así desde entonces.  Ya no tengo nada de dolor.
     Le conté al doctor que la hinchazón se había reducido y contestó "Estupendo."  Y después de que la hinchazón se disminuyó, ya no tenía dolor.  La hinchazón se quitó y así se ha estado hasta la fecha.  Se lo conté al doctor y me dijo: "Eso es maravilloso."  Con eso terminó ese asunto.
     Ahora, seis meses más tarde, desperté y estaba de pie en el pasadizo.  Mis ojos estaban nublados y no podía ver nada.  Todo estaba borroso y pensé, bueno, talvez es porque aún no estoy despierta del todo.  Pero al día siguiente, y el siguiente, lo mismo sucedía.  Pensé que mejor debía ir con un oculista.
     Así que visité a un doctor de los ojos.  Me examinó y me dijo que tenía cataratas en ambos ojos. 
Luego dijo que quizá necesitaría un transplante. Procedió a relatarme todo el procedimiento con todos los detalles de cómo sería, y dijo: "Le daremos seis meses, y regrese entonces.  Yo regresé a casa, me puse un pétalo de rosas en cada ojo y le recé el Rosario a Nuestra Señora de las Rosas, María Auxilio de Madres para que me curara de las cataratas.  Quizá se me desaparecerán y (todo estará bien).
     Pocos meses después, noté que poco a poco lo nublado se estaba desapareciendo.  Al cabo de los seis meses, fui con el doctor, y le dije: "Lo nublado se ha quitado."  “Bueno” me dijo, “Déjeme examinarla”.  Me hizo un examen muy profundo y dijo: “Le tengo buenas noticias.  Usted está perfectamente bien.  Diga unas oraciones por mí”.
     Así estuvo la cosa y yo estoy muy agradecida con Nuestra Madre Santísima por emplear el pétalo de rosa para curarme.  Es por este motivo que deseo dar este testimonio, porque algunas personas no creen en los pétalos de rosa.  Ellos piensan que son rosas simples, y se ríen de uno.  Pero no se dan cuenta que Nuestro Señor ha bendecido los pétalos y que ya tienen otra dimensión diferente.  Cuando Nuestra Señora dijo que eran para “curas y conversiones”, Ella no estaba cantando una canción, sino que lo dijo en serio.  Yo soy prueba de ello, y estoy sumamente agradecida que me haya curado. Deseo que otras personas sean incitadas a usar los pétalos de rosas cada vez más.  Yo no Le puedo dar las suficientes gracias.

de Connecticut

 

"¡Fue un milagro!" dijeron los doctores y las enfermeras    (Click aquí)

 

(Español) Para comunicarse con nosotros, escriba a:
[email protected]
 

Home | Introducción | Mensajes | Directrices | Milagros-Curas | Verónica | Noticias | Fotos | Contáctenos

 

The electronic form of this document is copyrighted.
© These Last Days Ministries, Inc. 2001. 
All rights reserved.
Revised:
June 19, 2009