Home | Introducción | Mensajes | Directrices | Milagros-Curas | Verónica | Noticias | Fotos | Contáctenos

¿Debieran las mujeres cubrirse sus cabezas en la Iglesia?

"Hijos Míos, debéis unir vuestras manos en reverencia durante el Sacrificio de Mi Hijo.  Es una expresión de amor, gratitud, y respeto.  Reverencia y respeto y santidad, deben ser regresadas a las Casas de Mi Hijo, Iglesias, a través del mundo - reverencia, santidad y respeto desde el principio hasta el fin del sagrado servicio.
     "Las mujeres deben mantener sus cabezas cubiertas, hija Mía.  No es por modas ni boga;  es porque el Padre Eterno y los ángeles exigen el comportamiento apropiado durante el Santo Sacrificio.  Ofende el Corazón de Mi Hijo muchísimo, ver que satanás ha quitado tanta piedad y santidad en Sus Iglesias a través del mundo
."
-Nuestra Señora de las Rosas, 6 de Septiembre, 1975

     Durante el II Concilio Vaticano, un tumulto de periodistas se encontraba esperando noticias después de una reunión del concilio.  Uno de ellos le preguntó a Mons. Annibale Bugnini, el entonces secretario de la Congregación de Divina Adoración del Vaticano, si las mujeres aún tenían que llevar algo con que cubrirse sus cabezas en la iglesia. Él respondió que los obispos estaban considerando otros temas, y que los velos de las mujeres no estaban consideradas en la agenda.  
     Al día siguiente, la prensa internacional anunció en todo el mundo que las mujeres ya no tenían que tener sus cabezas cubiertas en las iglesias. 
Mons.  Bugnini, pocos días después, le dijo a la prensa que él había sido citado equivocadamente y que las mujeres todavía debían de llevar el velo.  Pero la prensa no retracto el error, y muchas mujeres dejaron de usarlo debido a la confusión y a la presión de grupos feministas.  

De un artículo del The Atlanta Journal (21 de Junio, 1969) titulado, "Women Required to Cover Head, Vatican Insists (El Vaticano insiste que Mujeres tienen que Cubrirse las Cabezas)", parece que el Papa Paulo VI instruyó a uno de sus oficiales a aclarar la no-cambiada disciplina de la Iglesia referente a las coberturas para las mujeres. "Un oficial del Vaticano dice que no ha habido ningún cambio, como ha sido reportado, en la regla Católica Romana que las mujeres cubran sus cabezas en las iglesias.  El Padre Annibale Bugnini, secretario de la Nueva Congregación para Divina Adoración, dijo que los reportes provienen de un malentendido de una declaración que él hizo en una conferencia de prensa en Mayo.  'La regla no ha sido cambiada,' dijo él. 'Es un asunto de disciplina general.'"

     Antes de la revisión en 1983, la Ley Canóniga había declarado que las mujeres deben cubrirse las cabezas "... especialmente cuando ellas se acercan a la santa mesa" (can. 1262.2).  Pero, con tal de reducir el aumento de colección de libros, la nueva versión de la Ley Canóniga fue sometida a cambios concisos.  En el proceso, fue omitido mencionar lo de las cabezas cubiertas.  
     En 1970, el Papa Paulo VI promulgó el Nuevo Misal Romano, que ignoró mención alguna de los velos de las mujeres.  Pero en el momento en que se estaba publicando el misal, no parecía necesario dejar una práctica tan obvia y universal como cosa obligatoria.  
     Y el mencionarlo en la Ley Canóniga o en el Misal Romano no es necesario para la continuación de la tradición, porque es establecido en las Escrituras y se ha practicado desde el temprana Iglesia.  En realidad, el Papa Juan Paulo II afirmó que las verdaderas Fuentes de la ley canóniga son la Tradiciones Sagradas, especialmente como es reflejado en los concilios ecuménicos, y la Sagrada Escritura (O.S.V. Catholic Encyclopedia, p. 169).  
 

ESCRITURA
La Sagrada Escritura presenta varias razones para llevar el velo.  San Pablo nos dice en su Primera Carta a los Corintios (11:1-16) que las mujeres deben cubrirse sus cabezas porque es una Sagrada Tradición ordenada por Nuestro Señor Mismo y encomendado a Pablo: "...las cosas que os escribo, son preceptos del Señor." (1 Cor. 14:37).  
 

JERARQUÍA  DIVINA
     Dios ha establecida una jerarquía, tanto en las esferas naturales como en las religiosas, en las cuales la mujer es sujeta al hombre.  San Pablo escribe en I Corintios: "Mas quiero también que sepáis que Cristo es el jefe y la cabeza de todo hombre, como el hombre es cabeza de la mujer, y Dios lo es de Cristo." (1 Cor. 11:3)
     Y, en la institución del matrimonio, Dios le dio al hombre la autoridad sobre la esposa, pero responsabilidad a ella también.  No sólo es el hombre el que toma las decisiones de la familia, sino que él es responsable también por el bienestar material y espiritual de su esposa e hijos.  El hombre no tiene esta posición para esclavizar ni menospreciar a su esposa.  
     Y como la Esposa (la Iglesia) es sujeta a Jesús, las mujeres tienen que llevar el velo como señal que ellas están sujetas a los hombres. "Las casadas están sujetas a sus maridos, como al Señor; por cuanto el hombre es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia" (Efesios 5:22-23).  El hombre representa a Dios.  Por lo tanto, él no deberá cubrirse su cabeza.  
     Sin embargo, esta sujeción no es derogatoria para las mujeres, porque en el Reino de Dios todos están sujetos a una autoridad más alta.  "Pues así como la mujer al principio fue formada del varón, así también ahora el varón nace de la mujer; y todo por disposición de Dios." (1 Cor. 11:12). Además, el simbolismo del velo toma aquello que es invisible, la orden establecida por Dios, y la hace visible.  En la historia de la Iglesia, las vestimentas de los sacerdotes han jugado un papel similar.
 

EL  HONOR  DE  LA  MUJER
     Es un honor llevar el velo.  Pero al repudiarlo públicamente, la mujer deshonra su dignidad femenina, su señal de sujeción de mujer, así como un oficial militar es deshonrado cuando es despojado de sus condecoraciones.
     El  Pontifical Romano contiene el imponente ceremonial de la consagración de los velos: 

"Recibid el sagrado velo, para que podáis ser conocidas como habiendo despreciado al mundo, y que verdaderamente, humildemente, y con todo vuestros corazones, sois sujetas a Cristo como sus esposas; y que Él os defienda de todo mal, y llevaros a la vida eterna" (Pontificale Romanum, de benedictione).  

     San Pablo dice que una mujer sin velo es un deshonor: "Al contrario, mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta deshonra su cabeza, siendo lo mismo que si se rapase." (1 Cor. 11:5)
 

"DEBIDO  A  LOS  ANGELES"
     "Por tanto debe la mujer traer sobre la cabeza la divisa de la sujeción, y también, por respeto a los ángeles," escribió San Pablo (1 Cor. 11:10).  La jerarquía invisible debe de ser respetada porque los ángeles están presentes en las asambleas litúrgicas Cristianas, ofreciendo con ellos el Santo Sacrificio con el honor debido a Dios Altísimo.
     San Juan el Apóstol escribió:  

"Vino entonces otro ángel, y pusose ante el altar con un incensario de oro; y diéronsele muchos perfumes, compuestos de las oraciones de todos los santos para que los ofreciese sobre el altar de oro, colocado ante el trono de Dios." (Rev. 8:3, ver también Mateo 18:10).  

     Ellos son ofendidos por la falta de respeto en la Misa, así como detestaron que el Rey Herodes aceptara la adoración de las personas de Jerusalén:  

"Más en aquel mismo instante le hirió un ángel del señor, por no haber dado [Herodes] a Dios la Gloria; y roído de gusanos, expiró." (Hechos 12:23).
 

TRADICIÓN  ANTIGUA
     La costumbre de llevar el velo fue guardada en las iglesias primitivas de Dios (1 Cor. 11:16).  Vemos esto en la Primera Carta de Pablo a los Corintios.
     Las mujeres de Corinto, acosadas por las sensibilidades modernas, comenzaron a ir a la iglesia sin sus cabezas cubiertas.  Cuando San Pablo escuchó de su negligencia, él escribió y les urgió que mantuvieran el velo. Según la Biblia Comentaria de San Jerónimo, él finalmente afirmó el asunto al decir que la cobertura de la cabeza era una costumbre de las comunidades primitivas de Judea, "las iglesias de Dios" (1 Tesa. 2:15, 3:6).
 

EL  MANDATO  DE  DIOS
     Aún hoy en día, algunas personas equivocadamente creen que San Pablo basó la tradición sobre su opinión personal.  Ellas piensan que él no tenía la intención que continuara en la Iglesia Universal, sino más bien, que fuera una costumbre local.  Este razonamiento, sin embargo, no se conforma al espíritu Paulino.  Después de todo fue Pablo quien estuvo ante Pedro para cambiar las tradiciones Judías en las iglesias Cristianas (Gal. 2:11-21).  
     San Pablo les recuerda, "pues no lo he recibido, ni aprendido yo de algún hombre, sino por revelación de Cristo" (Gal. 1:12), al referirse a la autoridad de su ministerio, y la veracidad de sus palabras.  Nuestro Señor quiere que obedezcamos Sus mandamientos:  

"Y así, el que violare uno de estos mandamientos, por mínimos que parezcan, y enseñare a los hombres a hacer lo mismo, será tenido por el más pequeño" (Mateo. 5:19).
 

CONCLUSIÓN

     En resumen, las razones que San Pablo advierte a las mujeres para que se cubran sus cabezas en la iglesia son:  

1. Nuestro Señor lo ordenó;

2. Es una señal visible de una orden invisible establecida por Dios;

3. Los ángeles en la Misa están ofendidos si las mujeres no lo usan;

4. Es una vestimenta ceremonial;

5. Es nuestra herencia.  

     Las mujeres Cristianas en todo el mundo tienen otras razones para llevar sombreros, mantillas, rebozos, bufandas, pañolones, o velos.  Algunas las llevan por respeto a Dios; otras, para obedecer lo pedido por el Papa, o continúan una tradición familiar.  Pero la más importante razón de todas es porque Nuestro Señor dijo: "Si me amáis, observad mis mandamientos." (Juan 14:15).
     “Siempre estaremos listas con nuestros velos de novias, esperándolo a él y el matrimonio prometido (Apoc. 22:17), siguiendo el ejemplo de Nuestra Santísima Madre María, quien nunca se apareció ante los ojos de los hombres sin estar adecuadamente con velo.
     Para quienes todavía piensan que el velo es una costumbre obsoleta, recuerden que: "Jesucristo es el mismo, ayer y hoy, sí, y para siempre." (Heb. 13:8).  

(Este artículo fue derivado de un libro que está en progreso llamado, The Unveiled Woman. (La Mujer Sin Velo)

"La mujer tiene que cubrirse su cabeza.  Es una marca de respeto requerida en la Casa de Dios.  Esto es exigido por los ángeles." - Nuestra Señora de las Rosas, 18 de Marzo, 1975

Las Asombrosas Profecías de Bayside...
Estas profecías le vinieron de Jesús, María y los santos a Verónica Lueken en Bayside, NY, desde 1968 a 1995.

MUJERES  HAN  DE USAR CUBIERTA
"Hija Mía, diles a todos que actúen como buen ejemplo en la Casa de Mi Hijo.  Las mujeres han de usar cubierta para la cabeza en los lugares santos y durante oración.  No es por costumbre;  es porque los ángeles exigen el comportamiento apropiado durante el Santo Sacrificio." -Nuestra Señora, 29 de Mayo, 1976 

SEÑAL  DE  REVERENCIA
"Observad. Las mujeres serán humildes en presencia de sus esposos.  Nosotros escuchamos el grito de ¡'liberación'! ¡Hacia quién será liberada la mujer sino a satanás!
     "El hombre, como figura de Cristo, hija Mía, será la cabeza de su hogar.  Así es según el Señor.
     "Una mujer se adornará, no con perlas y cabello trenzado, sino con bondad y piedad y buen ejemplo hacia sus hijos.  Una mujer no expondrá su cuerpo como una pagana.  ¿Qué manera de ejemplo les ha dado ella a sus hijos?  ¡Ay de los padres de familia que escandalicen a sus hijos!
     "¡Mujer, removed vuestra arrogancia!  Estáis buscando en la oscuridad.  Como signo de reverencia os cubriréis vuestra cabeza.  No es que yo lo llame costumbre, hijos míos;  ¡es que los ángeles exigen esto en presencia del Sacrificio de la Misa!"" – San Pablo, 22 de Marzo, 1975 

SANTA TERESITA
Verónica – Santa Teresita está señalando a algunas (mujeres) quienes se están acercando a la baranda del altar, y está señalando hacia sus cabezas.  Son cinco muchachas.  Parecen que no tienen nada sobre sus cabezas. - Verónica, 1 de Febrero, 1972 

1 CORINTIOS 11
Verónica - Ahora, también con relación a que la cabeza de la mujer debe estar tapada durante el Santo Sacrificio de la Misa y con un comportamiento adecuado dentro de los portales de la Santa Iglesia en donde Jesús vive.  Ahora estoy segura que nuestras liberacionistas no estarían de acuerdo al respecto.  Sin embargo, esto significaría realmente que mucho de lo del movimiento liberacionista está siendo dirigido por satanás, y no por Dios.  Ahora, el tocado de cabeza de la mujer - este es San Pablo a los Corintios, Capítulo 11.:

Os alabo de que en todas las cosas os acordéis de mí, y de que observéis las tradiciones conforme os las he transmitido.  Mas quiero que sepáis que la cabeza de todo varón es Cristo, y el varón, cabeza de la mujer, y Dios, cabeza de Cristo.  Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, deshonra su cabeza.  Más toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, deshonra su cabeza porque es lo mismo que si estuviera rapada.  El hombre, al contrario, no debe cubrirse la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios;  más la mujer es gloria del varón.  Pues no procede el varón de la mujer, sino la mujer del varón;  Por lo tanto, debe la mujer llevar sobre su cabeza (la señal de estar bajo) autoridad, por causa de los ángeles.  

    En otras palabras, San Pablo dice que no es sólo costumbre.  Esta es la excusa dada por el movimiento liberacionista para quitar el tapado de la cabeza de la mujer dentro de la iglesia.  Bien, ellos dicen que era costumbre sólo durante el tiempo de San Pablo.  Pero eso no es cierto porque San Pablo explica, y éstas son las palabras directas de Dios, a través de San Pablo, que debéis tener vuestra cabeza cubierta.  Es el comportamiento adecuado delante de los ojos de los ángeles. - Verónica, 1 de Abril, 1978 

 

SAN PABLO:  OS  BURLÁIS  DE  ÉL
"Tenéis que leer la Biblia y actuar de acuerdo a ella.  No desechéis las enseñanzas de los fundadores de la Iglesia de Mi Hijo.  San Pablo, vosotros lo denigráis y os burláis de él.  Lo desecháis, y ¿por qué?  Para que podáis escribir y rescribir las  palabras de vuestro Dios para complacer vuestra propia naturaleza humana básica carnal." -Nuestra Señora, 25 de Julio, 1977 

 

RESPETO
"Le harás saber al mundo, hija Mía, que el Padre está muy disgustado con la manera en que Su Hijo, Mi Hijo, viene a vosotros en la Eucaristía.  Muchos lo traen con irrespeto.
     "No descontéis en vuestras vidas diarias las cosas pequeñas,  hijos Míos, porque ellas suman y componen una multitud de ofensas hacia el Padre.  Los ángeles imponen respeto a Mi Hijo.  Cubriréis vuestras cabezas cuando recéis." -Nuestra Señora, 23 de Noviembre, 1974 

 

NO  POR  MODAS
"Hijos Míos, debéis unir vuestras manos en reverencia durante el Sacrificio de Mi Hijo.  Es una expresión de amor, gratitud, y respeto.  Reverencia y respeto y santidad, deben ser regresadas a las Casas de Mi Hijo, Iglesias, a través del mundo - reverencia, santidad y respeto desde el principio hasta el fin del sagrado servicio.
     "Las mujeres deben mantener sus cabezas cubiertas, hija Mía.  No es por modas ni boga;  es porque el Padre Eterno y los ángeles exigen el comportamiento apropiado durante el Santo Sacrificio.  Ofende el Corazón de Mi Hijo muchísimo, ver que satanás ha quitado tanta piedad y santidad en Sus Iglesias a través del mundo." -Nuestra Señora, 6 de Septiembre, 1975

 

MARCA  DE  RESPETO
"Las mujeres deben adornarse con modestia.  Las prácticas paganas de la música diabólica no son toleradas por el Padre Eterno, ni tampoco toleraremos el baile ni todas las maneras de entrada mundana dentro de las casas santas de Dios.
     "La mujer debe cubrirse su cabeza.  Es una señal de respeto que se requiere en la Casa de Dios.  Esto, lo exigen los ángeles." -Nuestra Señora, 18 de Marzo, 1975

IRREVERENCIA
"¡La irreverencia dada a Mi Hijo en Sus Casas sobre la tierra claman al Cielo por venganza! Mujeres, no andaréis exhibiéndoos en desnudez en la Casa de Mi Hijo!  ¡Cubriréis vuestras cabezas!  ¡No porque entraréis en vanidad pensando que vuestro cabello es una belleza o una coronación gloriosa de vuestro ser!  ¡Mirad a vuestra alma para encontrar vuestra gloriosa coronación!  Vuestro cabello será cubierto de gusanos así como vuestro cuerpo entrará al polvo.  Mejor que paséis vuestro tiempo puliendo vuestra alma que glorificando vuestro cuerpo.
     "¡Cubrid vuestros cuerpos delante de Mi Hijo!  ¡No Lo difaméis ni Lo disgustéis por vuestra presencia y vuestra aceptación de pecado ante Su Divinidad!  ¡Estáis desnudos como los paganos!  ¡Cubrid vuestras cabezas!  ¡No seguiréis el modernismo y las bogas de una generación malvada!  ¡No!  ¡Los ángeles exigen que todo respeto sea dado a la Divinidad del Hijo de Dios en las Casas a través del mundo!
     "No descuentes en sus vidas las pequeñas cosas, hijos Míos, porque ellas suman y son múltiples ofensas al Padre. Los ángeles exigen respeto para Mi Hijo.  Cubriréis vuestras cabezas mientras rezáis." -Nuestra Señora, 14 de Agosto, 1974 

NO  UNA  SIMPLE  COSTUMBRE
"Hijos Míos, Mi Hijo, Su Corazón está atravesado por la manera en que muchos vienen a Su casa con falta de respeto, apatía, y empleando Su Casa como un lugar de reunión para toda clase de abominaciones.  En debido respeto en esta noche de la fiesta de los santos ángeles en el Reino Eterno, ellos exigen - y Miguel lo ordena - que las mujeres deben cubrirse sus cabezas durante el Santo Sacrificio de la Misa.  No es por costumbre que se os pide esto.  No seáis engañados por satanás, hijos Míos.  Las mujeres tienen que cubrirse las cabezas por respeto al Sacrifico de Mi Hijo, por respeto por todas las leyes de vuestro Dios y no del hombre; ya que el hombre ahora, hijos Míos, está estableciendo sus propias leyes, sus propias reglas, y el hombre se destruirá a sí mismo de esta manera." -Nuestra Señora, 28 de Septiembre, 1976 

 

ORDENADO  POR  LOS  ÁNGELES
"¡Mi Corazón está destrozado, hijos Míos, debido a la manera en que hacéis honor en la Casa de Mi Hijo!  Los ángeles exigen comportamiento adecuado durante el Santo Sacrificio de Mi Hijo.  Una mujer debe tener su cabeza cubierta.  Es un mandamiento de los ángeles que están presentes en el Santo Sacrificio.  Toda carne y desnudez se quemará con la Bola de Redención. ¡Cubrid vuestros cuerpos!  ¡Ellos son los templos del Espíritu Santo!" -Nuestra Señora, 19 de Noviembre, 1977

 

Directrices del Cielo... 

 

D178   El Velo para Cabezas
 

Artículos… 

"Hincaos ante vuestro Dios en la Eucaristía”
http://www.tldm.org/Spanish/News1/hincaos.htm


Vaticano II (Parte 1) – Infiltración en la Iglesia
http://www.tldm.org/spanish/news1/VaticanoII-1.htm

 

Vaticano II (Parte 2) – Nubes oscuras se forman antes del Vaticano II

http://www.tldm.org/spanish/news1/VaticanoII-2.htm

Vaticano II (
Parte 3) – La revolución satánica gana momentum en el Concilio
http://www.tldm.org/spanish/news1/VaticanoII-3.htm

Dietrich von Hildebrand: Debería rechazarse la Comunión en la mano
http://www.tldm.org/spanish/news1/Hildebrand.htm

Comunión en la mano es un sacrilegio
http://www.tldm.org/spanish/news1/sacrilegio1.htm

Modestia en el vestir: “La belleza nunca se expone”
http://www.tldm.org/Spanish/news1/modestia1.htm

 

(Español) Para comunicarse con nosotros, escriba a:
[email protected]

 

Home | Introducción | Profecías | Directrices | Milagros-Curas | Verónica | Noticias | Fotos | Contáctenos

 

Alentamos a todos que impriman copias o envíen por correo electrónico esta página web a todos los obispos y a todo el clero.  Además, envíen esta página a cuantas personas les sea posible.

El formulario electrónico de este documento tiene derecho de autor. http://www.tldm.org
Copyright © These Last Days Ministries, Inc. 1998 - 2007 Todos los derechos reservados.
P.O. Box 40
Lowell, MI 49331-0040

Revised:
June 19, 2009